nick  
password  
Olvido sus datos | REGISTRESE!



BUSCADOR

de de

Navegando en el Costa Deliziosa rumbo a la Rep. Dominicana

Foto: El Ristorante Albatros.




París, 6 de marzo de 2017.

Querida Ofelia:

El Costa Deliziosa prosiguió la navegación durante toda la mañana del sábado 18 de febrero con ruta suroriental en el Océano Atlántico, usando la brújula para orientar la proa. Como bien sabes, la brújula es una famosa herramienta utilizada para la identificación de los puntos cardinales de la superficie Terrestre, con el fin de orientarnos en la navegación. La brújula está equipada con una aguja magnética que puede girar libremente sobre un eje. Tiene la capacidad de poder alinearse a lo largo de las líneas de fuerza del campo magnético de la Tierra, indicando así la dirección norte-sur (dentro de los límites de error debidos a la declinación magnética). El uso de la brújula es fundamental en mar abierto y en grandes espacios al aire libre, donde no hay puntos de referencia. Este instrumento ha mejorado mucho las técnicas de navegación, facilitando el comercio marítimo y los viajes por mar, convirtiéndolos en más seguros y eficientes. La brújula debe su nombre a la caja de madera de boj que originalmente la contenía en su interior. En los antiguos veleros, la brújula se guardaba en la bitácora, compartimento localizado junto al timón. La invención de la brújula se atribuye a los chinos, descubridores del campo magnético de la Tierra. Originalmente se usó como una atracción para el espectáculo: se lanzaban al aire objetos magnetizados, y ante el asombro de los espectadores, al caer se alineaban siempre apuntando al norte. No pasó mucho tiempo hasta que esta "atracción de circo" comenzó a aplicarse en la navegación. Una vez que se conoció la posición del norte, fue fácil identificar al sur como la dirección opuesta, mientras que el este y el oeste se identificaron a la derecha y a la izquierda respectivamente del observador que miraba al norte. Fue introducida en Europa en el siglo XII por los árabes y el pueblo de Amalfi.

Tuvimos marejadilla, un cielo despejado y una magnífica temperatura de +26°c.

A las 11 y 30 fui a la reunión en el Piano Bar Excite del puente 3 Azalea con la especialista de hospitalidad de habla hispánica, la encantadora Adriana Tomás. Resulta que yo había reservado todas las excursiones en español y deseaba cambiarlas al francés, para estar seguro de que los guías hablarían en una sola lengua, debido a la gran cantidad de franceses que había en el barco. Lo logré muy fácilmente gracias a la amabilidad de las señoritas Silvia Sartorato y Loretta Fraioli del Tour Office.

El resto de mi familia participó a lo largo del día en numerosas actividades recreativas: clases de Bachata, visita a las cocinas, voleybol, videoquiz, torneo de anillos, basket, piscinas, etc.

A las doce el día se anunció por los audios que la isla que se podía ver a estribor era Guanahaní, primera tierra descubierta por el celebérrimo genovés Cristoforo Colombo y que bautizara como San Salvador el 12 de octubre de 1492.

¿Quién hubiera podido imaginar que aquel día histórico, cuando Rodrigo de Triana gritó a las 2 a.m. “¡Tierra tierra!”, desde su puesto de vigía en la carabela La Pinta, comenzaría una de las tragedias más grande de la Historia de la Humanidad?

Los cubanos hicieron un honor discutible al Gran Almirante al poner su nombre al barrio habanero de los prostíbulos y al cementerio de la capital cubana. Aunque hay que reconocer que también un pueblito de personas honestas lleva su nombre.

Fue la Noche de Gala, como aún no habíamos recuperado la valija que nos faltaba, le prestaron un traje y una bella camisa de gala a mi hijo en el Hospitaly Service Desk.

A las 6 p.m. asistimos al Vip Cocktail Party en el Teatro Duse, invitados por el capitán.

Ese día cumplió 8 años mi nieta Victoria, por tal motivo el Sr. Rubén Jr. Gulapa, maître del Club Deliziosa, le trajo junto a dos camareros un cake de chocolate con una velita encendida a la hora del postre y todos le cantamos el Happy Birthday. Le regalamos un brazalete, una cadena y una blusa que mi esposa había comprado en París. El capitán Severino Palomba muy amablemente le ofreció una invitación, para que se hiciera una foto en uno de los estudios fotográficos del barco.

A las 9 y 30 p.m. asistimos en el Teatro Duse al espectáculo musical “Delicious” con los cantantes Nereida y Reke, los acróbatas y bailarines del Costa Deliziosa.

El Costa Deliziosa fue construido en el 2010 bajo bandera italiana. Con 294 metros de eslora, 32.30 metros de manga y un tonelaje de 92.600 puede navegar a una velocidad de crucero de 23 nudos. Posee 1130 camarotes (de los cuales 662 con balcones), repartidos en 12 cubiertas. Tiene capacidad para acoger a 2826 pasajeros. 934 miembros de la tripulación trabajan en este gigantesco palacio flotante.

Con 4 jacuzzis, 4 piscinas, una de las cuales con cubierta retráctil y un cine bajo las estrellas, 11 bares y un teatro con tres niveles, ofrece una gran cantidad de actividades recreativas para todas las edades. En el spa que ocupa 3 cubiertas de altura, se puede disfrutar de baños termales, un programa de talasoterapia, la sauna y tratamientos corporales. El cine en 4D ofrece diversión fundamentalmente a niños adolescentes y jóvenes. Posee también un simulador de Grand Prix y un “green” con césped real para practicar el golf en lo alto del barco.

El Costa Deliziosa cuenta con 4 restaurantes. Los elegantes Club Deliziosa ( en el cual tuvimos nuestra mesa reservada durante todo el viaje) y Samsara, ofrecen una cocina gastronómica internacional. Los restaurantes Albatros y Muscadins son especializados en cocina italiana.

Ese día los restaurantes lo dedicaron a la Campania,hermosa tierra de imaginación y alegría también en la cocina.



He oído sonar las panderetas y he visto a la gente bailando en corro, he oído bullicio y risas, he visto hablar y gesticular como en una música de expresiones, una danza de manos. Si se piensa en Campania, una tierra llena de contradicciones, se piensa en la alegría, el movimiento y el color. Los campanos se distinguen por su capacidad de hacerte sentir como en casa y saber acogerte con la sencillez de la calidez humana, lo sé muy bien pues voy cada año a esa región donde viven mi hermano con su familia y también muchos amigos italianos.

Los platos transmiten la misma desbordante alegría de vivir combinando los ingredientes tradicionales: mozzarella junto con salsa de carne dentro del sartù de arroz (timbal típico napolitano), o bien fundida con berenjenas en la parmigiana al horno. Uno no dejaría nunca de deleitar el paladar con esta cocina de sabores fuertes. Pero hay que comer los Ñoquis al estilo Sorrento para poder decir que se conoce el auténtico espíritu de la cocina campana, un espíritu sencillo y pobre que sabe exaltar lo sabores claros de la materia prima.

Tierra de volcanes y por ello acostumbrada a la precariedad, siempre en vilo entre la tragedia y la farsa. Como la figura teatral de Polichinela, la representación de la duplicidad: hombre de ciudad y de campo, sabio y necio, bueno y malo, un dualismo continuo y aún sin resolver. Una tierra generosa pero también áspera, en la que al final todo se solventa, porque aquí la gente se las arregla para encontrar siempre una solución, con alegría.

El perfume de los cítricos se mezcla en el aire, dulce, con el aroma intenso del orégano secado en ramilletes y colgado de las vigas de madera. Éste es el reino de la pasta, preparada de mil maneras y aderezada con salsas que exaltan su sabor, como las castellane, pasta de forma redondeada mantecada con chipirones y perejil, o los scialatielli, que deben su nombre a la palabra "scialare" derrochar y "tiella" sartén, en esta ocasión aderezados con tomates cherry al horno,

orégano fresco y queso scamorza ahumado y rallado, pero, antes de saborear estos clásicos, nos refrescamos con una tartar de brécol al limón de Amalfi.

El Scialatielli con tomates cherry, orégano fresco y queso ahumado gratinado:

La palabra scialatielli se deriva del verbo dialecto napolitano sciglià, que significa en mal estado, tal y como aparecen scialatielli al vapor recién servido. Este plato se hará probar un poco de esa vida esencial y simple de los pescadores de la Campania, vivió entre el mar y el cielo. Scialatielli con tomates cherry, orégano fresco y scamorza, le dan un poco de esa locura animada e imaginativa, que hace de esta una región única.

Mañana te contaré sobre el día pasado en Amber Coast y Puerto Plata en la República Dominicana.

Con gran cariño y simpatía desde el Viejo Mundo,

Félix José Hernández.


 



Bookmark and Share


comentarios Comentarios (0)
 
Aviso: Los comentarios van a ser aprobados por el administrador del sitio antes de ser publicados.
 
Nombre
Control (resultado de 8+5)
angellloradiabloanteojossonrisabesomononialegrebiensorprendidoguiñocorazónlunasollamparafotofilmadora

Miercoles 29 de marzo de 2017

Radio Miami en Vivo!







RadioMiami.us Internacional. Radio para la difusión de ideas © 2017