Israel bate récords en la expansión de los asentamientos

Mundo
Typography

Israel acelera la expansión de los asentamientos en Cisjordania. Las autoridades que administran este territorio militarmente ocupado desde hace 50 años han aprobado en las últimas 48 horas la construcción de 2.646 casas, según afirmó este miércoles la ONG israelí Paz Ahora, que supervisa las colonias.

El avance de los asentamientos nos aleja cada día más de la solución de los dos Estados”, aseguró en un comunicado la organización pacifista fundada por el escritor Amos Oz. La Unión Europea ha requerido a Israel aclaraciones sobre el crecimiento de las colonias y le ha solicitado que reconsidere una decisión “que va en detrimento de las iniciativas en marcha hacia unas negociaciones de paz”.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu, considerado el más conservador en la historia de Israel, está batiendo récords en la construcción de viviendas en territorio ocupado palestino. Con las 1.292 aprobadas el martes y las 1.323 promovidas este miércoles, Paz Ahora sostiene que la expansión colonial se sitúa ya en 2017 en 6.742 casas, en diferentes fases de desarrollo urbanístico. Las autoridades tienen planes para elevar este año hasta 12.000 las nuevas edificaciones, según France Presse, lo que implicaría cuadruplicar el registro de 2016 (2.629 viviendas), sextuplicar el de 2015 (1.982) o casi duplicar el de 2014 (6.293).

 

La presencia en el Gobierno de coalición (conservadores, nacionalistas religiosos, ultraortodoxos y extrema derecha) de partidos que representan los intereses de los más de 600.000 colonos en Cisjordania y Jerusalén Este ha contribuido a impulsar la ampliación de los asentamientos.

Vía salvaje

La expansión se ha acelerado en especial desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cuya Administración se declara comprometida con la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos, suspendidas desde 2014. Trump no considera que los asentamientos constituyan necesariamente un obstáculo para la paz ni cree que la solución de los dos Estados sea la única viable para poner fin al conflicto.

Israel ha concedido 31 licencias de edificación en la zona de la ciudad cisjordana de Hebrón que mantiene bajo su control, las primeras otorgadas a colonos israelíes desde hace 15 años en una urbe dividida entre más de 200.000 palestinos y 800 colonos bajo protección militar.

 

“El Gobierno ha perdido todas sus inhibiciones y promueve la expansión a un ritmo récord”, sostiene Paz Ahora. “Está claro que Netanyahu está dando prioridad a su electorado frente al Estado de derecho y las perspectivas de paz”. En un acto celebrado en Cisjordania en septiembre para conmemorar el 50º aniversario de la Guerra de los Seis Días, Netanyahu prometió ante miles de colonos que ningún asentamiento israelí será desmantelado como consecuencia de un acuerdo de paz.

“El Gran Israel se está sobreponiendo a toda la Palestina histórica”, advierte la veterana dirigente palestina Hanan Ashraui al denunciar que el Gobierno del Estado hebreo está trabajando sistemáticamente “para destruir la continuidad territorial y demográfica de un futuro Estado palestino”.

Paz Ahora teme ante todo que el Ejecutivo de Netanyahu haya derivado hacia una vía “salvaje” al aprobar planes de expansión profunda en Cisjordania. De las cerca de 1.300 viviendas aprobadas el martes, solo 560 se ubican en los llamados bloques de colonias, que Israel aspira a permutar por otros territorios en un acuerdo final que dé paso a un Estado palestino. El resto se hallan diseminadas en zonas alejadas del valle del Jordán, o junto a poblaciones palestinas, como en el caso de Nokdim, asentamiento donde reside el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, responsable formal de aprobar las nuevas colonias.

Juan Carlos Sanz

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.