America Latina

 El expresidente peruano Alberto Fujimori dejó en libertad este jueves la clínica de Lima donde estuvo internado durante 12 días por problemas cardíacos, beneficiado por un polémico indulto que las familias de las víctimas buscan anular en tribunales internacionales.

El exgobernante de 79 años abandonó la Clínica Centenario Peruano Japonesa acompañado por su hijo menor y legislador Kenji Fujimori, artífice de su liberación, tras purgar sólo 12 de los 25 años de prisión de su condena por crímenes contra la humanidad bajo su gobierno (1990-2000).

Fujimori salió en silla de ruedas a las 21H40 locales (02h40 GMT del viernes), levantando su mano derecha para saludar a algunos partidarios congregados frente a la clínica, y se marchó en un vehículo todoterreno negro acompañado por su hijo.

Casi una hora después, el coche ingresó a un condominio privado en La Molina, un acomodado distrito del este de la capital.

Allí se hospedará en la casa del empresario Aldo Kruger, hijo de Germán Kruger, quien pagó la residencia donde el exgobernante estuvo bajo arresto domiciliario casi dos años en Chile, dijo una fuente de su entorno a la AFP.

Poco después, su hija Keiko Fujimori publicó en Twitter una foto en el jardín de la casa en la que aparecen sentados el expresidente con sus cuatro hijos: Hiro, Sachi, Kenji y ella.

“Muy contentos de darle la bienvenida a nuestro padre”, escribió Keiko, quien hacía nueve meses que no se mostraba en público junto a Kenji, con quien ha tenido desencuentros políticos.

– “Está tranquilo” –

Mientras el vehículo que trasladaba a Fujimori iba escoltado por dos autos policiales y era seguido por una numerosa comitiva de coches de prensa, Kenji se tomó una selfie con su padre, quien vestía casaca oscura y blusa azul. El expresidente lucía cansado y sereno, mientras su hijo se mostraba eufórico.

“Son los primeros minutos de Alberto Fujimori en libertad”, dijo a la AFP su médico de cabecera, Alejandro Aguinaga.

“Él está tranquilo, no es una persona que exagera sus emociones, sabe que tiene que cuidarse, sabe que hay (un) problema cardíaco severo”, añadió.

El indulto, concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski la víspera de Navidad, desató una nueva tormenta política en Perú días después de que el mandatario de centro-derecha se salvara de ser destituido por el Congreso por haber mentido sobre sus lazos con la constructora brasileña Odebrecht.

Familiares de las víctimas decidieron recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, para anular el indulto, que consideran un “insulto”.

“Hemos sido notificados por la Corte para una audiencia que ha programado para el 2 de febrero”, explicó a la AFP la abogada Gloria Cano, de la Asociación Pro Derechos Humanos.

El abogado Carlos Rivera, quien representa a las víctimas, destacó que la propia Corte Interamericana “ha dispuesto que se investigue, juzgue y sancione a todos los involucrados” en las matanzas de Barrios Altos y la universidad La Cantuta perpetradas en 1991 y 1992 por escuadrones de la muerte militares bajo el gobierno de Fujimori y que motivaron su condena.

“Se completa la farsa. Queda en evidencia que Fujimori no es enfermo terminal. Hoy el crimen y la impunidad salen a la calle”, escribió Rivera en Twitter después de que el exgobernante dejara la clínica.

– Dos ministros renunciaron –

Kuczynski argumentó que el indulto permitirá una “reconciliación” entre los peruanos, pero la medida desató protestas callejeras y fue criticada por organismos internacionales, además de provocar las renuncias de los ministros de Cultura y Defensa, Salvador del Solar y Jorge Nieto.

También abrió grietas en el minoritario partido de gobierno y en las filas del partido fujimorista Fuerza Popular, principal agrupación política del país que controla el Congreso y liderado por Keiko Fujimori. Algunos dirigentes temen que el exgobernante dispute el liderazgo a su hija.

El analista Luis Benavente compara la relación de Keiko con su padre con la de Marine y Jean-Marie Le Pen, la actual líder y el fundador del Frente Nacional de extrema derecha en Francia.

– Tres de cada cinco peruanos apoyan indulto –

La reconciliación entre sus herederos políticos, Keiko y Kenji, asoma como la primera tarea que debe emprender el exgobernante de ancestros japoneses ahora que recuperó su libertad.

“Se reunirá con los hijos enfrentados, él dijo que quería amistiarlos. Ahora lo que ocurrirá es una suerte de intento del padre de componer los líos de familia”, contó a la AFP el analista Fernando Tuesta.

“El futuro del fujimorismo depende, qué casualidad, de su reconciliación”, ironizó la politóloga María Alejandra Campos en una columna en el diario El Comercio.

Kuczynski, que venció en el balotaje electoral de 2016 a Keiko al capitalizar el voto antifujimorista, invocó razones humanitarias para el indulto, pero han salido a la luz evidencias de que obedeció a una negociación con Kenji.

Por ahora, los peruanos siguen esperando que Kuczynski designe a los nuevos ministros de su gabinete de “reconciliación”, en el que deberían figurar personas afines a Kenji y Alberto Fujimori.

Muchos peruanos critican a Fujimori por los abusos de derechos humanos y la corrupción, pero otros le agradecen haber acabado con las guerrillas y haber modernizado la economía.

Un sondeo reveló hace unos días que tres de cada cinco peruanos apoyan el indulto.

Por Carlos MANDUJANO, Francisco JARA

Un hombre poderoso, con influencia política y muchos millones en sus cuentas bancarias ha caído en desgracia. Se llama Cristóbal López y fue durante años uno de los empresarios preferidos de los Kirchner. El “zar del juego”, como lo llaman, acumuló durante el kirchnerismo casinos, una petrolera y medios de comunicación, todo bajo el paraguas del Grupo Indalo.

Leer más...

La economía de Cuba creció el 0,4% en 2016, un quinto de la meta inicial fijada a fines de 2015 y el 40% de la meta reducida de julio de 2016; es decir, una caída del 91% respecto al crecimiento del PIB del 4,4% oficial en 2015. Para otras estadísticas macroeconómicas y del sector externo habrá que esperar a noviembre de 2017, cuando se cuelgue completo el Anuario Estadístico de Cuba 2016. No obstante, las cifras de 2015 comparadas con las de 2014 muestran una crisis cada vez más profunda: las exportaciones de mercancías cayeron el 31%, las de servicios profesionales (primer ingreso en divisas de Cuba) mermaron un 18%, y el excedente entre el saldo positivo de servicios menos el saldo negativo de mercancías declinó el 47%. Si esto ocurrió cuando el PIB crecía el 4,4%, es de esperar un deterioro aún mayor en 2016, con crecimiento del PIB de apenas el 0,4%. Los pronósticos para 2017 son peores. Cuba sufre la crisis más grave desde el decenio 1990-99, el llamado “período especial en tiempo de paz”. ¿Cuáles son las causas de este desastre?

La principal es la gravísima crisis económica de Venezuela, que en 2010 aportaba un quinto del PIB cubano y probablemente más en 2012. El PIB venezolano cayó el 9,7% en 2016 (un desempeño muchísimo peor que el cubano), la inflación creció el 181% (23 veces el promedio latinoamericano y la mayor del mundo), las reservas internacionales eran un 27% de las existentes en 2008, hay una severa escasez de alimentos y otros bienes de consumo, y una situación política que borda el caos. Aunque la ayuda venezolana a Cuba no ha desaparecido, como ocurrió con la antigua Unión Soviética en 1991, ha disminuido sustancialmente: el suministro de petróleo bajó de un cénit de 105.000 barriles diarios a 77.000 en 2016, y virtualmente se detuvo la exportación de crudo para la refinería de Cienfuegos; el intercambio comercial entre Venezuela y Cuba pasó del 40,5% en 2014 al 28,7% en 2015; y la venta de servicios profesionales se redujo un 18%.

Otras causas de la crisis son: el estancamiento y en algunos casos retroceso en las cruciales reformas económicas de Raúl Castro, especialmente después de la visita de Barack Obama a La Habana en marzo de 2016 y la celebración del VII Congreso del Partido Comunista en abril de ese año; la caída en los precios mundiales del azúcar y el níquel, junto con una disminución en la producción de ambos. 

Incertidumbre política

En medio de esta tensa situación, Donald Trump fue elegido presidente en Estados Unidos. Su posición sobre la relación con Cuba ha cambiado múltiples veces: en 1998 intentó sin éxito construir un hotel en la isla violando el embargo; en enero de 2016 dijo que iba a continuar con el proceso de normalización iniciado el 17 de diciembre de 2014, pero que conseguiría un mejor convenio que Obama; en septiembre, amenazó con anular todas las órdenes ejecutivas de aquel, y en noviembre señaló que mantendría algunas de ellas pero subordinadas a que Cuba implemente libertades políticas y económicas. Trump tildó de “dictador brutal que oprimió a su pueblo” a Fidel Castro después de su deceso el 25 de noviembre, y designó a un cabildero cubano-americano en su equipo de transición, mientras quien será el vicepresidente del país, Mike Pence, expresó “el tirano Castro ha muerto” y tiene lazos con el congresista cubano-americano Mario Díaz-Balart y con otros de la línea dura con Cuba.

Por otra parte, Trump es sobre todo un hombre de negocios que persigue las ganancias prescindiendo de la ética y la moral. Quizá sueña con construir Torres Trump en La Habana y en Varadero, así como campos de golf de lujo. En el Congreso de EEUU hay republicanos cuyos Estados han estado vendiendo alimentos a Cuba desde que George W. Bush abrió un resquicio en el embargo estadounidense y apoyan el restablecimiento de relaciones comerciales con La Habana. Hay muchas compañías de EEUU que están tratando de invertir en Cuba, en hostelería, extracción de petróleo, venta de maquinaria agrícola, etcétera. Rex Tillerson, nominado secretario de Estado, consiguió varios contratos de Exxon con el gigante monopolio estatal energético ruso Rosnef, y tiene largas y amistosas relaciones con Vladimir Putin, por lo que podría fungir cómo mediar a favor de Cuba con Trump. Quizá surgiese una coalición entre Trump y congresistas republicanos a los que podrían unírsele algunos demócratas. Teniendo en mente el acercamiento de Richard Nixon con China, ¿será Trump capaz de lograr un mejor acuerdo con Cuba que el de Obama, quien no demandó concesiones? 

Estrategia negociadora

En principio hay dos escenarios plausibles. En el primero Trump decide hacer negocios sin poner restricciones; en mi opinión, esto es dudoso teniendo en cuenta el análisis anterior y el carácter arrogante y ególatra del magnate-presidente, que siempre cuida su imagen. En el segundo, Trump le dice a Cuba “si ustedes no hacen concesiones, yo anulo las órdenes ejecutivas de Obama”, lo cual chocaría con la persistente posición de Cuba de no negociar sus asuntos internos. Frente a esto, Trump podría derogar todas o parte de las órdenes ejecutivas en vigor, un desenlace que tendría un impacto económico adverso en la isla, agravando la crisis actual.

Pongamos un ejemplo. Al cierre de 2016, el único aspecto positivo de la economía cubana era el boomturístico facilitado por las decisiones de Obama que permiten a los estadounidenses visitar Cuba, salvo que digan expresamente que lo hacen como turistas, lo cual por supuesto nadie hace. Se estima que unos 200.000 estadounidenses viajaron a Cuba en 2016, más que duplicando el número de 2014 y convirtiendo a EEUU en el mayor emisor de turistas a la isla después de Canadá y la “comunidad cubana en el exterior”. El número total de turistas internacionales en 2016 llegó a unos cuatro millones, y el ingreso bruto a 3.000 millones de dólares, el principal generador de divisas después de las ventas de servicios profesionales. Si Trump deroga las 12 categorías de viajes estadounidenses permitidos a Cuba, aminoraría el actual boomturístico, con la consiguiente pérdida para Cuba.

Cualquiera que sea el desenlace bajo la presidencia de Trump, Cuba debe acelerar y profundizar las reformas económicas estructurales lanzadas por Raúl, esenciales para incrementar la producción, expandir las exportaciones, aumentar la productividad y lograr un crecimiento económico sostenido. Esto sería aun más fundamental si se materializase el peor escenario de una política dura de Trump.

CARMELO MESA-LAGO

Argentina confirmó una vez más que es el país de Latinoamérica donde es más difícil sacar adelante reformas impopulares. El Congreso de este país necesitó más de 17 horas para debatir y aprobar finalmente, en medio de un enorme escándalo político, la polémica reforma de las pensiones promovida por el presidente Mauricio Macri. Salió finalmente por 128 votos a favor y 116 en contra, gracias al apoyo de algunos peronistas. Macri lo logró al segundo intento, después de que el pasado jueves la sesión se suspendiera en medio de graves disturbios en la calle.

Leer más...

La visita de Sechin a La Habana es una muestra más de que Rusia, cuarto socio comercial de Cuba, tiene interés en tener una mayor presencia en ele país caribeño, por ahora sobre todo mediante distintos proyectos económicos y comerciales.

La petrolera Rosneft estudia participar en la modernización de la refinería cubana de Cienfuegos, informó hoy la empresa estatal rusa, la más importante del país. 

Las perspectivas de esa participación fueron tratadas ayer en la reunión entre el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el director ejecutivo de Rosneft, Ígor Sechin, que se encuentra de gira por América Latina.

Las partes también trataron sobre los suministros a Cuba de petróleo y sus derivados y la realización de futuros proyectos conjuntos para la producción de petróleo en territorio cubano, tanto en tierra como en el mar.

Castro y Sechin se mostraron confiados en que la experiencia y las tecnologías de Rosneft ayudarán a aprovechar los recursos de hidrocarburos fósiles del país caribeño.

La visita de Sechin a La Habana es una muestra más de que Rusia, cuarto socio comercial de Cuba, tiene interés en tener una mayor presencia en ele país caribeño, por ahora sobre todo mediante distintos proyectos económicos y comerciales.

Así, Rosneft envió en mayo pasado 200.000 toneladas de petróleo para la compañía cubana Cubametales, según un acuerdo entre los Gobiernos de ambos países.

Rusia participa en la millonaria modernización del ferrocarril cubano, mientras que el fabricante de automóviles Lada ha reanudado los envíos de coches al país comunista.

Además, el turismo ruso creció un 40 % en los primeros meses de este año.

Poco después de que Cuba y Estados Unidos anunciaron el inicio del proceso de normalización en sus relaciones, el presidente ruso, Vladímir Putin, condonó el 90 % de la deuda contraída por la isla.

Transcurridos tres años tras el histórico acuerdo entre Castro y el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, las perspectivas de normalización de las relaciones son poco halagüeñas por la hostilidad hacia Cuba del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

Venezuela enlazada con Rusia

La empresa estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA) firmó e pasado sábado acuerdos en materia energética y de gas con la petrolera rusa Rosneft, informó el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En una serie de mensajes publicados en Twitter, PDVSA indicó que el presidente de Rosneft, Ígor Sechin, selló acuerdos con el ministro de Petróleo y jefe de la petrolera venezolana, Manuel Quevedo, en presencia del jefe de Estado del país caribeño.

Aunque los ministros ni el presidente venezolano ofrecieron declaraciones, el canal estatal VTV mostró imágenes de la reunión que sostuvieron Sechin, Quevedo, Maduro y otras autoridades.

Según la Agencia estatal AVN, los acuerdos suscritos este sábado están relacionados "con el bono de pago entre Rosneft y PDVSA, que son socias en cinco empresas mixtas: Petromonagas, S.A., Petromiranda, .S.A, Boquerón, S.A., Petroperijá S.A., y Petrovictoria".

Venezuela y Rusia mantienen una importante relación que comenzó con el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y que el presidente Maduro ha buscado fortalecer.

FUENTE: EFE

 

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.