Top Stories

Grid List

La mayoría de personas fallecieron por el derrumbe de edificios o postes, siete de ellas en La Habana

Las inundaciones y los fuertes vientos del huracán Irma se han cobrado al menos 10 muertes en Cuba, según anunciaron este lunes las autoridades de la isla. Fallecieron por el derrumbe de edificios y postes eléctricos o ahogadas ante el virulento avance del agua. Siete de las muertes tuvieron lugar en La Habana, donde el domingo se registraron olas de 11 metros de altura. Los daños estructurales han sido enormes: muchas zonas del país no tienen electricidad ni agua corriente.

“Han sido días duros para nuestro pueblo, que en solo pocas horas ha visto cómo lo construido con esfuerzo es golpeado por un devastador huracán”, dijo el presidente cubano, Raúl Castro, en un mensaje a la población publicado en el diario oficial Gramma. “Las imágenes de las últimas horas son elocuentes, como también lo es el espíritu de resistencia y victoria de nuestro pueblo que renace con cada adversidad”.

Castro anunció que la tormenta causó “severos daños” en Cuba, como “afectaciones en las viviendas, el sistema electroenergético y la agricultura”. También golpeó a polos turísticos, como Varadero y los cayos de la costa norte, pero el presidente aseguró que esas zonas serán recuperadas “antes del inicio de temporada alta”, que arranca en noviembre.

El turismo es la segunda fuente económica del país comunista, por lo que el impacto de Irma puede ser grave. El aeropuerto de La Habana no reanudará su actividad hasta el martes, el mismo día que reabrirán las universidades. El aeropuerto del turístico Cayo Coco fue totalmente destrozado, según informa la agencia Efe. Varias empresas españolas gestionan hoteles en esa zona costera.

Irma es el tercer huracán de los últimos años en número de víctimas mortales en Cuba. La tormenta Dennis, en julio de 2005, causó 17 muertes y Sandy, en octubre de 2012, 11.

Ante el recorrido devastador de Irma por el Caribe, 1,7 millones de personas, cerca de una quinta parte de la población cubana, habían sido evacuadas de zonas vulnerables del país. En La Habana, con dos millones de habitantes, fueron desalojadas 10.000 personas por la cercanía de sus casas al mar o el mal estado de las viviendas. Pero las precauciones no pudieron evitar que, con el azote del huracán, el agua se adentrara unos 300 metros por las calles más cercanas al malecón, creando improvisados canales urbanos.

Irma llegó el viernes a Cuba con máxima fuerza. Fue la primera vez desde 1932 que el epicentro de un huracán de categoría cinco, el mayor posible, tocó tierra en el país. En las horas posteriores, la tormenta fue perdiendo algo de fuerza mientras se enfilaba hacia Estados Unidos. 

El mayor impacto ocurrió en la región central de la costa norte de Cuba, especialmente en las provincias de Camagüey y Matanzas. El viento sopló a una velocidad de hasta 195 kilómetros por hora y generó olas de hasta nueve metros de altura.

En Varadero, el principal balneario turístico del país, los daños fueron menores de lo esperado. Había 18.000 turistas en la zona, la mayoría extranjeros. “Pasamos mucho, mucho miedo”, dijo a Efe Maxine, una inglesa de Leeds que se define como una “veterana en huracanes” porque estuvo de vacaciones en la isla durante el azote del ciclón Isaac en 2012, pero asegura que “nada” es equiparable a la furia del Irma.

“Todos los ingleses nos unimos con los cubanos para ayudar a limpiar la zona de la piscina. Los hombres levantaron las ramas para que así todo quedara limpio”, explicó la turista, que fue evacuada de su hotel junto a un grupo de más de una decena de amigos.

Precisamente, el operador de turismo Thomas Cook anunció este lunes de que llevará a cabo en los próximos días un plan de evacuación de Varadero de unos 2.350 viajeros procedentes de Reino Unido.

J.FAUS

La decisión del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont de poner tierra de por medio con la justicia española e instalarse en Bélgica entorpecerá, pero no interrumpirá, las investigaciones judiciales que pesan contra él. En caso de no comparecer cuando sea llamado, los jueces enviarán a la justicia belga una Orden Europea de Detención. En teoría, este procedimiento permitiría, según fuentes jurídicas, la entrega a España del político en un plazo de 60 días.

Carles Puigdemont “está bien asesorado jurídicamente al elegir Bélgica” como destino para tratar de escapar de la acción de la Justicia española, consideran las fuentes consultadas bajo condición de anonimato. El expresidente catalán está investigado por malversación, prevaricación y desobediencia en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Además, su situación se agravará considerablemente después de que, este martes, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela admitiera a trámite la querella por rebelión —delito castigado con hasta 30 años de cárcel— contra él y los 13 exconsejeros de su Gobierno presentada el lunes por el lunes por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

Este horizonte penal poco halagüeño ha llevado a Puigdemont —y a otros cinco de sus consejeros— a instalarse en Bélgica y contratar al abogado Paul Bekaert. Este letrado flamenco de 68 años ha conseguido paralizar la entrega a España de varios miembros de la banda terrorista ETA. Su último logro en este campo, hace cuatro años, fue evitar que Bélgica entregara a la Audiencia Nacional a la etarra Natividad Jauregi. Puigdemont acudió ayer al aeropuerto de Bruselas a despedirse de los cinco consejeros que le acompañaron a la capital belga y que volvían a Barcelona.

La acción judicial, pendiente de la escapada belga de Puigdemont
 

Fuentes judiciales españolas consideran que Bélgica “no es mal país para hacer esperar” a la Justicia española, ya que sus jueces son especialmente sensibles y puntillosos a las alegaciones de vulneraciones de derechos fundamentales. En su rueda de prensa de este martes en Bruselas, Puigdemont, destituido el viernes pasado al aplicar el Gobierno el artículo 155 de la Constitución, manifestó que no volverá a España hasta que no tenga “garantías de un juicio justo”.

La juez Lamela admitió a trámite la querella por rebelión, como hizo este martes el Tribunal Supremo con la querella contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell y los miembros de la Mesa de la Cámara que permitieron que se votara el viernes la declaración de independencia de Cataluña. En caso de que no comparezcan ante el magistrado del Supremo Pablo Llarena y la juez Lemela, estos podrían dictar un auto —resolución razonada— con una orden de detención e ingreso en prisión contra ellos.

Con esa resolución, los jueces españoles pueden activar la Orden Europea de Detención, un procedimiento que sustituye en el ámbito de la Unión Europea, a las antiguas órdenes de extradición. Para lanzar esta orden es preciso que la Fiscalía lo reclame previamente.

Esta orden de arresto la entrega el juez, a la Policía Nacional, que a través de la llamada Oficina Sirene, de cooperación técnica y operativa entre cuerpos policiales de Estados del espacio Schengen, la remite a la oficina homóloga de la policía belga. Este mecanismo supone ya la detención del buscado y su puesta a disposición de un juez belga encargado de estudiar la entrega a España.

 

El procedimiento de la OED, se aplica en España desde 2003 y se actualizó en noviembre de 2014, entre otros motivos para incluir la obligación de que sea el fiscal quien solicite la entrega (antes de esa fecha, los jueces podían dictar la OED directamente) y también para incorporar el llamado principio de proporcionalidad, por el que solo se pueden emitir las OED cuando en España se dan los presupuestos para la prisión provisional. Al contrario que la extradición, se hace entre jueces de Estados miembros de la UE y en él no participan los Gobiernos de los países. “No va a tener ninguna influencia del Ejecutivo, ese es un principio básico de la OED”, explica un magistrado.

La Orden Europea de Detención se regula en España en la Ley 23/2014 de reconocimiento mutuo de resoluciones penales en la Unión Europea. Esta norma traspone al derecho español, entre otras, una decisión marco comunitaria de 2002 sobre este mecanismo de agilización de la entrega de detenidos.

Recovecos legales

Aunque el procedimiento, sobre el papel, es bastante ágil —en unos 60 días la justicia del país requerido suele acordar la entrega de la persona buscada—, fuentes jurídicas señalan una serie de recovecos legales que pueden dilatar los plazos. Una de ellas es, por ejemplo, que el juez reclamante no haya agotado otros mecanismos para interrogar al imputado, como la videoconferencia, aunque en delitos tan graves como la rebelión, una excusa así tendría poca cabida, señalan los entrevistados.

Otra alegación podría ser el hecho de que la rebelión no se encuentra entre la lista de 32 delitos que la norma europea establece como exentos de “control de la doble tipificación”, es decir que ese delito esté recogido en los códigos penales de ambos países. La rebelión en la normativa belga, según fuentes consultadas, tiene una definición ligeramente distinta a la española, y en la propia España es un tipo penal dudoso. Esto podría llevar a los jueces belgas a tener argumentos para entrar en el fondo del asunto y examinar si a ojos de la ley de aquel país la conducta de Puigdemont y los demás consejeros huidos a Bélgica es perseguible. En caso de que el juez encargado de tramitar la entrega acceda a ello, el reclamado puede apelar en segunda instancia.

Aunque el sistema simplificado de la OED se basa en un “grado de confianza elevado” entre los Estados miembros de la UE y de que las resoluciones judiciales de un país son reconocidas por el resto, los reclamados pueden alegar —y todo apunta a que Puigdemont lo hará— miedo a que sus derechos fundamentales no sean respetados en España. El artículo 1.3 de la decisión marco de 2002 abre la puerta a esa posibilidad, y precisamente sirvió para que Bélgica paralizara las entregas de varios etarras en el pasado.

No obstante, todas las fuentes consultadas explican que el contexto actual es muy distinto confían en que todos estos obstáculos se irán salvando aunque puedan llevar tiempo. Un fiscal de la Audiencia Nacional recuerda que en los últimos años el procedimiento de la OED entre España y Bélgica ha funcionado de manera muy aceptable en asuntos como el terrorismo islamista.

FERNANDO J. PÉREZ

Carles Puigdemont no volverá a España hasta que no considere que existen «garantías de imparcialidad» para ser juzgado y la amenaza cierta de una larga condena de cárcel es el motivo central de su huida. En una estrambótica rueda de prensa en la sede de un club privado en Bruselas el expresidente de la Generalitat dijo que su salida de España obedece a un plan pergeñado el pasado viernes cuyo objetivo sería «evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa» y denunciar «la politización de la justicia española, su voluntad de perseguir ideas y no delitos y para evidenciar ante todo el mundo el grave déficit democrático en España».

Aunque se sigue considerando como presidente de la Generalitat de Cataluña, asegura que no tiene intención de huir de la justicia, pero al mismo tiempo insiste en que cree que no existen condiciones para volver a España porque ahora se siente amenazado tanto por «grupos violentos» que no identificó, como por la justicia, a la que acusa de estar actuando por venganza. «No estoy aquí para pedir asilo político, sino porque es la capital de Europa. Estoy aquí para actuar con libertad y seguridad».

El que fuera presidente autonómico de Cataluña hasta el viernes ha asegurado que una parte del exgobierno catalán seguirá en Bélgica -a la par que otros exconsejeros, con Oriol Junqueras, al frente, «seguirán trabajando» desde Cataluña- para «poder trabajar en libertad y con seguridad». De hecho, Junqueras y los cuatros consellers también cesados Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó y Raül Romeva se han reunido a las 13.45 horas de este martes en la sala 9 del Parlament. Es la primera reunión pública del Govern desde que el viernes de la semana pasada fuera cesado al completo por el presidente del Gobierno.

Puigdemont ha pedido a los catalanes independentistas que se preparen para «un largo trayecto» y ha dicho que no le dan miedo las próximas elecciones a las que su partido va a concurrir y ha pedido «a las fuerzas del 155» como se refiere a los partidos que defienden la Constitución, que se comprometan a aceptar el resultado. 

La nueva estrategia independentista podría obligar a la Justicia española a solicitar una euroorden 

En opinión de Puigdemont no se dan las condiciones para ser juzgados en España y ha calificado la actitud del Gobierno de España de «altamente agresiva y sin precedentes». Puigdemont, que se ha dirigido a la prensa congregada en catalán, español, francés e inglés, ha cargado contra el Gobierno por no querer «dialogar» con él. Puigdemont y sus exconsejeros ponen en marcha, así, una nueva estrategia, que decidieron por unanimidad el viernes, según su confesión, una vez el Parlamento de Cataluña declaró la secesión y el Gobierno de España puso en marcha el artículo 155 de la Constitución.

Esta estrategia podría obligar a la Justicia española a solicitar una euroorden, cuando la jueza instructora de la Audienca Nacional pida la comparecencia de los miembros que formaron parte del gobierno catalán y figuran en la querella presentada ayer por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza. De hecho, Puigdemont ha indicado que la querella y su aceptación confirmarían la «extrema agresividad» de las instituciones del Estado contra su gobierno y ha hecho referencias a que, tanto él como sus exconsejeros, se consideran perseguidos políticos.

 

La nueva estrategia de Puigdemont se estructura en cuatro fases.Una primera que supone llevar «el problema catalán al corazón de Europa» y «denunciar la politización de la justicia en España». En segundo lugar, dividir el exgobierno entre Bruselas y Cataluña para «seguir trabajando», dándose por no cesados. La estrategia también incluye apoyar «las iniciativas para evitar la aplicación del artículo 155, para evitar que se desmonte el sistema institucional catalán» y, por último, participar en las elecciones del 21-D, una cita que ha puesto en duda al retar al Gobierno a aceptar su resultado. 

El Gobierno belga rehazó ceder a Puigdemont un edificio público para la comparecencia 

El Gobierno belga ha reaccionado con evidente disgusto ante la presencia de Puigdemont y de hecho le ha negado una sala en un edificio de titularidad pública dedicado precisamente a organizar ruedas de prensa. Puigdemont ha insistido varias veces en que no ha tenido contactos con fuerzas políticas belgas y en que el hecho de que se encuentre en Bruselas se debe a su condición de capital europea y no tiene que ver con sus «complicidades» con los nacionalistas flamencos. «Soy un ciudadano europeo que puede desplazarse libremente y no he cometido ninguna ilegalidad por estar aquí» señaló.  

Esto le ha confirmado este lunes a la BBC una fuente cercana al exlíder catalán, poco después de que se conociera que el fiscal general del Estado presentó una querella contra él y todos los miembros de su gobierno destituidos por lo delitos de sedición y rebelión, entre otros.

Por el momento se desconoce cuál es el motivo del viaje a Bélgica de Puigdemont, aunque medios de España apuntan que el presidente destituido se ha reunido con políticos flamencos y que esta tarde podría haber una comparecencia ante los medios de comunicación.

Theo Francken, secretario de estado belga de asilo y migración y del partido independentista flamenco N-VA, se mostró dispuesto este domingo a dar asilo al expresidente catalán, pero el primer ministro Charles Michel negó luego que esa posibilidad estuviera sobre la mesa.

Ningún Estado ha reconocido hasta ahora la declaración de independencia aprobada por el parlamento catalán el viernes 27 de octubre, cuando los partidos no independentistas abandonaron el pleno.

El expresidente de la Generalitat colgó en la mañana de este lunes en Instagram una fotografía tomada desde la sede del gobierno catalán, que parecía indicar que se encontraba en su interior.

 BBC

En Estados Unidos estos días son sinónimo de atracón. Los excesos empiezaron ayer con el festival culinario de acción de gracias la fiesta estadounidense por excelencia, en la que las familias de todo el país se juntan alrededor de un apetitoso pavo.

El despilfarro sigue durante otros tres días de orgía consumista, tres días de pesadilla para las tarjetas de crédito. Hoy empieza el Black Friday Viernes Negro el día en que arranca la temporada de compras navideñas y en el que los comercios tiran la casa por la ventana ofreciendo jugosas ofertas y descuentos para atraer a cuantos más compradores mejor.

Desde primeras horas de la mañana, e incluso desde días antes, cientos de personas esperan a la apertura de las tiendas para aprovechar las ofertas y no quedarse sin sus productos deseados. Incluso puede que Papa Noel aproveche para hacer sus compras a un precio más reducido.

Las tiendas se abarrotan desde la apertura de compradores a la caza, lo que ha convertido al Black Friday en el día de mayor actividad comercial del año desde 2005.

Se espera que al menos 152 millones de estadounidenses respondan al reclamo de las grandes superficies comerciales, una cifra que, pese a la crisis económica, ha crecido respecto al 2010, año en el que acudieron a las tiendas la friolera de 138 millones de compradores.

Existen dos leyendas sobre el origen de este peculiar nombre. Al parecer, la primera vez que se usó el término Black Friday fue en el año 1966 en Filadelfia, donde se usaba para describir el intenso tráfico de gente y vehículos que circulaba el día después de Acción de Gracia. Otra explicación alternativa, sugiere que la expresión se refiere a las cuentas de los comercios, que pasan de números rojos a negros gracias a la explosión de ventas que obtienen debido a las rebajas

Donald Trump ha indultado este martes a un pavo en la celebración anual del día de Acción de Gracias. Acompañado por su mujer, Melania, y su hijo Barron, el presidente menos tradicional de la historia reciente de Estados Unidos se ha ceñido en este caso a la costumbre que desde hace 70 años ocupa un hueco en la agenda de la Casa Blanca.

 

“En nombre de la familia Trump quiero desearos a vosotros y todos los estadounidenses un feliz y bendito Día de Acción de Gracias. Es una tradición americana fantástica”, ha afirmado Trump, que ha hecho un llamamiento a la restauración de la unidad y confianza entre los estadounidenses. Tras el escueto mensaje solemne, el presidente prosiguió su discurso con tono humorístico, propio de la cita anual.

El presidente de EE UU indulta al pavo 'Drumstick'.

“En los últimos meses Melania y yo hemos dado la bienvenida a muchos invitados increíbles pero ninguno como el de hoy, Drumstick”, ha bromeado sobre el pavo seleccionado para el evento, marcado por una ligereza poco habitual en la actual Casa Blanca. Junto al pavo también se ha visto a las hijas del presidente Tiffany e Ivanka, acompañada de su hija mayor. “Hola Drumstick. Qué feliz vas a estar. Al contrario que millones de pavos en esta época del año, este va a tener un futuro brillante”, ha ironizado el presidente. Estas aves sirven de plato principal en la tradicional cena de Acción de Gracias, celebrada por millones de familias estadounidenses cada año el cuarto jueves de noviembre.

Tiffany Trump e Ivanka con su hija Arabella Rose, junto al pavo indulstado 'Drumstick', en los jardines de la Casa Blanca.
Tiffany Trump e Ivanka con su hija Arabella Rose, junto al pavo indulstado 'Drumstick', en los jardines de la Casa Blanca. ANDREW CABALLERO-REYNOLDS AFP
 

“Uno de mis predecesores, Harry Truman, no perdonó a ninguno de los pavos. Era un tipo duro. Yo hoy seré un presidente mucho más amable y perdonaré el pavo”, continuó Trump, entre los aplausos del público en el jardín de la Casa Blanca. “Como sabéis, he dedicado mucho esfuerzo a deshacer el legado de mi predecesor, Barack Obama. Sin embargo, he consultado a mis asesores y me han dicho que no puedo revertir el perdón que Barack Obama dio a los pavos Tater y Tot el año pasado”, bromeó el republicano, cuyas propuestas suelen ser completamente opuestas a las del demócrata.

La primera dama Melania Trump, saluda tras el perdón presidencial al pavo celebrado en los jardines de la Casa Blanca.
La primera dama Melania Trump, saluda tras el perdón presidencial al pavo celebrado en los jardines de la Casa Blanca. JIM WATSON AFP
 

Después del discurso, Trump, Melania y Barron se acercaron a Drumstick. “Vaya pájaro”, dijo el presidente sobre el animal, que pesa 16 kilos, antes de proclamar oficialmente el perdón. El presidente ya ha aplicado en su breve mandato el perdón presidencial al Sheriff Joe Arpaio, acusado de cometer ilegalidades en su trato y detención de delincuentes. Drumstick y Wishbone, el otro pavo indultado, serán trasladados a una granja de la Universidad de Virginia Tech, donde se les podrá visitar. Trump y su familia pasarán la fiesta en su complejo de Mar-a-Lago, en Florida.

'Wishbone', uno de los dos pavos que han conseguido el perdón presidencial por el Día de Acción de Gracias, en la sala de prensa de la Casa Blanca.
'Wishbone', uno de los dos pavos que han conseguido el perdón presidencial por el Día de Acción de Gracias, en la sala de prensa de la Casa Blanca.
 JACQUELYN MARTIN

La fiesta más popular en Estados Unidos, Acción de Gracias, se celebra el último jueves de noviembre cada año.

El origen

 

En el año 1620, el barco Mayflower llegó de Inglaterra a Plymouth (Massachusetts), al noreste de lo que hoy es Estados Unidos. Iban a bordo un centenar de separatistas religiosos y personas interesadas en establecer un nuevo territorio.

A su llegada, un líder indígena ayudó a los peregrinos a cosechar la tierra y a sobrevivir a las inclemencias, según la versión histórica. La mitad de los pasajeros murieron por el frío o enfermedades.

 

En noviembre de 1621, tras la primera cosecha exitosa de maíz, el gobernador del asentamiento de Plymouth, William Bradford, organizó una fiesta de celebración durante tres días en la que invitó a algunos nativos, según los escritos del cronista Edward Winslow. Ese es considerado el nacimiento del día de Acción de Gracias, como el de una comida conjunta en señal de concordia.

La historia cuestionada

Según los historiadores, se desconoce cómo se organizó ese encuentro, si se llegó a pronunciar la palabra ‘gracias’ y qué se comió exactamente, más allá de las menciones a ciervos y pavos en los escritos de Winslow y Bradford.

Un nuevo documental, The Pilgrims, estrenado el pasado martes en la cadena PBS, ahonda en las incógnitas del origen de la celebración. A partir de testimonios de expertos, el documental explica que los peregrinos no invitaron formalmente a los indios a esa celebración sino que estaban en el asentamiento cuando los europeos trajeron su cosecha.

También cuestiona las buenas relaciones con los nativos. Explica que los colonizadores llevaban al bosque los cuerpos de peregrinos enfermos y muertos, y los apoyaban con rifles en árboles con el objetivo de que los indígenas creyeran que eran guardas.

 

La visión indígena

Steve Gimbel, un profesor de Filosofía en la Universidad de Gettysburg que ha estudiado el componente sociológico de Acción de Gracias, sostiene que hay una “mitología” alrededor de ese día. “Porque la historia la escriben los ganadores, olvidamos frecuentemente que los que están celebrando son los que en realidad fueron ayudados”, dice en una entrevista telefónica.

Gimbel se refiere a la versión extendida de que el nacimiento del día de Acción de Gracias fue un “acto de generosidad de los colonos blancos” con los indígenas. “Lo que se olvida es que los americanos nativos sabían perfectamente cómo sobrevivir, eran los colonos los que tenían problemas de hambruna”, subraya. “Fue la generosidad de la gente que ya estaba allí lo que les mantuvo vivos. Así que cuando damos las gracias, lo que realmente estamos haciendo es agradecer a esa gente [los indígenas] que estaba allí para ayudarnos”.

Desde los años setenta, líderes indígenas se concentran el día de Acción de Gracias en Plymouth para celebrar lo que denominan ‘Día Nacional de Luto’, una jornada de denuncia de los abusos de los colonizadores con los nativos en el conjunto del país y de debates sobre los retos actuales de esa comunidad.

La celebración

Tras Plymouth en 1621, las celebraciones por las buenas cosechas se repitieron en otros asentamientos en la Costa Este. El primer presidente estadounidense, George Washington, decretó en 1789 la primera proclamación de Acción de Gracias para agradecer el fin de la Guerra de Independencia entre las 13 colonias y Reino Unido.

No fue hasta 1863 que el Gobierno estadounidense declaró oficialmente el último jueves de noviembre un día festivo por Acción de Gracias. En plena Guerra Civil, el presidente Abraham Lincoln instó a los estadounidenses pedir a Dios que curara las “heridas de la nación”.

En 1939, el presidente Franklin D. Roosevelt avanzó una semana la celebración para intentar fomentar el consumo durante la Gran Depresión. Pero su cambio desató una ferviente oposición y a los dos años rectificó.

El revisionismo moral

“La forma en que decidimos celebrar esto es más sobre cómo nos gustaría ser que cómo realmente somos. Cuando miras la historia completa con más contexto, te das cuenta de que necesitábamos un mito fundador para olvidar nuestro pasado esclavista”, dice el director del documental The Pilgrims, Ric Burns, en una entrevista con una columnista del diario The Washington Post en referencia a la proclamación del día de Acción de Gracias que hizo Lincoln. El presidente defendía la unidad territorial de EE UU frente al separatismo de los Estados esclavistas del sur.

Burns esgrime que el hecho de que el primer asentamiento inglés en EE UU —en Jamestown (Virginia) en 1607— tenga menor impronta histórica que la fiesta con indígenas en Plymouth responde a una “voluntaria amnesia cultural que refleja el deseo de los estadounidenses de vernos como gente que compartió pan con nativos en lugar de como dueños de esclavos”.

El profesor Gimbel sostiene que es importante conocer los orígenes de Acción de Gracias porque, esgrime, una “historia falsa podría usarse para perpetuar una imagen cultural falsa”. Pero subraya que, ante todo, la celebración representa valores positivos, como gratitud y humildad.

El sentir de agradecimiento

Acción de Gracias es una jornada de intensa celebración familiar, en algunos casos más importante que Navidad. La gente se felicita ese día con antelación. Las calles están vacías la tarde del jueves. Y el ritual de compartir una mesa alrededor de un pavo forma parte del ADN identitario de este país.

El agradecimiento en ese día sigue siendo un mantra oficial que vertebra el sentir de excepcionalismo estadounidense. Arthur Brooks, presidente del American Enterprise Institute, el laboratorio de ideas de referencia de la derecha estadounidense, defendía en 2015 en un artículo en el diario The New York Timeslos efectos sobre la felicidad del ser agradecido. “Rebélate contra la ‘autenticidad’ emocional que contiene tu felicidad”, proponía.

¿La tradición transgredida?

Pero Acción de Gracias supone mucho más que ese componente de reflexión y agradecimiento. Es de los días de mayor tráfico aéreo del país. Los partidos de fútbol americano la noche del jueves reúnen a millones de personas frente a las televisiones. Y el viernes, que mucha gente se toma libre, es conocido como el Black Friday (Viernes Negro), el día de mayores descuentos comerciales.

El profesor Gimbel lamenta que en la última década el comercio se haya convertido en uno de los “elementos principales” de Acción de Gracias. Se refiere al hecho de que cada vez más comercios abren sus puertas el jueves por la tarde, en lugar de la mañana del viernes, lo que impide a los trabajadores descansar ese día.

El pavo

Acción de Gracias no puede entenderse sin su alimento esencial. Un 88% de los estadounidenses come pavo ese día, según un sondeo de la Federación Nacional de Pavo. Y el animal pesa cada vez más: en 1960, el pavo comercial promedio pesaba unos 7 kilos, mientras que ahora unos 13 kilos, un 81% más.

También forma parte del imaginario de Acción de Gracias que el presidente de Estados Unidos aparezca junto a un pavo en un acto en la Casa Blanca. La tradición se inició en 1947 con el presidente Harry Truman. Pero no fue hasta 1989, con George H. W. Bush, que empezó formalmente el ritual del perdón presidencial de un pavo.

JOAN FAUS

El mar se llevó el submarino argentino pero dejó un rastro sonoro. Los sensores que escuchan permanentemente los océanos en todo el mundo por cuestiones militares lograron registrar la explosión del submarino ARA San Juan, el mismo día en que se le perdió la pista, el miércoles 15. Pero el dato solo se confirmó este jueves, después de múltiples análisis. El casco puede estar sepultado en un abismo a 3.000 metros. Las esperanzas de encontrar con vida a sus 44 tripulantes son mínimas, por lo que las víctimas empezaron a lanzar críticas a los militares argentinos. La explosión de este buque de 1985 se detectó tanto desde EEUU como desde una organización de la ONU que registra actividades nucleares.

 

Nadie quería decirlo abiertamente, pero incluso algunos familiares se temían lo peor hace días. Después de una semana de intensa búsqueda, con 10 países implicados, no había ningún rastro del submarino. Los expertos insistían en que lo más llamativo de todo era que sus tripulantes no hubieran puesto en marcha ninguno de los múltiples protocolos de emergencia previstos. Nadie quería hablar abiertamente de explosión, pero estaba encima de la mesa porque era la única forma de explicar que se hubiera perdido todo contacto de forma repentina y que no hubiera dejado siquiera una boya o una bengala para avisar de que tenían problemas.

Se temía que la crisis del submarino, la peor que ha vivido Argentina y una de las más graves del mundo, sufriera una lenta agonía ante la ausencia total de noticias. Pero alguien puso una especie de punto final, aunque no será definitivo hasta que no se encuentren los restos del submarino. Los encargados de este triste cierre fueron los sensores colocados en el mar para detectar cualquier movimiento extraño, cualquier explosión, sobre todo por si pudiera tratarse de un ensayo nuclear no autorizado.

 
ARA San Juan
 

Argentina no detectó nada raro en sus aguas, pero sí EEUU y un organismo dependiente de la ONU. Pero tardaron una semana en comprobarlo y contarlo, y eso desató la ira de algunos familiares. Enrique Balbi, portavoz de la Armada, confirmó que habían recibido de esas dos fuentes la misma información. El miércoles, EE UU comunicó a Argentina que después de analizar todos los registros había detectado que hubo un ruido anormal en la zona donde desapareció el submarino el miércoles pasado. Esa “anomalía hidoroacústica” se registró cuatro horas después del último contacto con el submarino.

Pero faltaba la confirmación, que llegó el jueves. La Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares, con sede en Viena, que cuenta con una red de estaciones acústicas para verificar la no realización de ensayos nucleares, aseguró que ellos también habían notado ese ruido especial. “Se recibió un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”, señala este organismo, que explicó que dos estaciones suyas detectaron "un evento impulsivo subacuático, una señal inusual en las cercanías de la última posición conocida del submarino argentino desaparecido". Todo coincide y apunta a una explosión del submarino.

Ese ruido quedó registrado el miércoles 15 a las 10,51 horas. Es el día del último contacto con el submarino, a las 7.00 de la mañana, en el que los oficiales comunicaron que tenían una avería eléctrica. Balbi ofreció una información aún más inquietante de la zona donde se detectó la explosión: "Está a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa del Golfo San Jorge y en un radio de 125 kilómetros. Está muy cerca del talud, hay muchas variedades de profundidad, va desde los 200 metros hasta 3.000 metros". Esto es, el submarino, que aún no ha sido localizado, podría estar en un abismo marino. 25 barcos y 10 aviones de 10 países lo siguen buscando, pero ahora de una manera muy diferente, ante las escasas posibilidades de encontrar supervivientes. Según la Armada, podría tratarse de una implosión, y por eso tendría sentido que en todo este tiempo no haya aparecido ningún trozo del submarino pese al enorme dispositivo aéreo y marítimo desplegado.

Los familiares entendieron rápidamente el mensaje e interpretaron que tenían que pasar de la angustia al duelo. Luis Tagliapietro, padre de Damián, uno de los tripulantes, fue muy gráfico. “El jefe de mi hijo me confirmó que están todos muertos porque la explosión fue entre los 200 y 1.000 metros de profundidad hace una semana. Es básico, no hay mucha vuelta para darle. No hay ser humano que sobreviva a eso”. Otros fueron durísimos con los militares, les acusaron de mentirles, de jugar con las vidas de sus hijos, maridos, hermanos.

 

Muchos familiares están convencidos de que los militares sabían desde el principio que el buque había explotado y les dieron falsas esperanzas. Se sintieron engañados. En la última rueda de prensa del día, Balbi rechazó de plano esas acusaciones y reiteró que la Armada recibió la información de la explosión el miércoles por la tarde. "Si la Armada hubiese contado con esa información con anterioridad, hubiese dedicado todo el esfuerzo de búsqueda en esa zona desde el primer momento", dijo.

Las familias de los tripulante también culparon a la Armada por enviar a sus familiares a navegar en un buque de 1985, que había sido renovado para darle más años de vida.El militar Carlos Zavalla, ya retirado, que estuvo en Alemania supervisando su construcción durante casi tres años y fue su primer comandante, asegura que el buque podía seguir navegando. “Los submarinos se reparan, se actualizan, este tuvo una reparación grande hace dos años, estaba operando sin problemas”. Algunos familiares sin embargo empezaron a contar que había mucha inquietud entre los marinos por la edad del submarino.

Ruido político

El caso amenaza con convertirse en una crisis política. En la última semana hubo tensiones entre el Gobierno de Mauricio Macriy la cúpula militar, por lo que es posible que haya decisiones políticas fuertes. Los militares ocultaron parte de la información durante las primeras horas, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, se enteró por la prensa de que había un submarino perdido. "Macri, con reflejos rápidos, visitó antes a los familiares que a las autoridades de la Armada. En cuanto al ministro de Defensa, le tocó una crisis de gran envergadura a los pocos meses de asumir el cargo. Pero las consecuencias políticas concretas recién se conocerán en los próximos días, a partir de que se encuentre el submarino. El Gobierno debería evitar intentos de trasladar culpas o responsabilidades entre la Casa Rosada, Defensa y la Armada. Si lo hacen, corren el riesgo de perder todos", dice Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoríay experto en temas de Defensa.

Pero el problema de fondo es otro. El estado de abandono de las Fuerzas Armadas argentinas del que hablan los familiares ya fue denunciado incluso por una aliada política de Macri como Lilita Carrió.Después de una terrible dictadura militar (1976-1983) que dejó una pésima imagen del Ejército en todo el país, y tras varias crisis económicas que han afectado a todas las estructuras del Estado, el gasto militar es de los más bajos de Latinoamérica: 0,9% del PIB, contra 1,6% de promedio regional y 3% de promedio mundial. "Esto se traduce en algo muy concreto: el 90% del equipamiento de las Fuerzas Armadas argentinas tiene entre 30 y 50 años de antigüedad", dice Fraga. "Si tomamos el caso del submarino San Juan, se incorporó a la Armada hace 32 años y era uno de los buques más modernos. El nivel de accidentes en las tres Fuerzas ha estado por encima de lo normal y ello ha tenido que ver con la antigüedad del material y la limitación de recursos para mantenimiento y adiestramiento", agrega.

La falta de presupuesto se ha comprobado en la necesidad de acudir a buques de otros países con tecnología mucho más avanzada para tratar de localizar el submarino. Allí siguen en el mar, buscándolo, pero en tierras las esperanzas se han desvanecido.

Cinco días sin noticias del submarino ARA San Juan. La incertidumbre se convierte en tristeza y el pronóstico comienza a inclinarse hacía la versión más dramática. Las preguntas de difícil respuesta se ponen en el tablero de la discusión. ¿Cuánto tiempo puede soportar un submarino sin subir a la superficie? ¿Los víveres son suficientes para aguantar hasta cuándo? ¿Puede la tripulación abandonar el buque con balsas salvavidas? En definitiva, ¿qué desafíos son los que tienen que afrontar estos 43 hombres y la oficial Eliana María Krawczyk, la mujer que embarcó con ellos en Usuhaia?

El capitán Gabriel Galeazzi aclaró que la última comunicación, el miércoles pasado, con el San Juan se produjo con «el buque en la superficie». Fue entonces cuando «comunicó que las baterías habían sufrido una avería por un cortocircuito. Por eso -añadió- el comando de las Fuerzas de Submarinos le dijo que cambiara inmediatamente la derrota (ruta) y fuera a Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires.

Tras conocerse esta información, el escenario que se presenta no es bueno. El papel de las baterías es mucho más importante de lo que se podrían pensar. De estas depende que se puedan activar los tubos de oxígeno y permitan al «sistema atrapar el anhidrído carbónico que exhalan los tripulantes y absorber el oxígeno puro. De este modo, se renueva el ambiente y se evita el envenenamiento», explica en Infobae el perito naval Fernando Morales.

Las baterías únicamente se pueden recargar cuando el submarino logra estabilizarse en lo que se denomina «profundidad de snorkel», uno o dos metros bajo la superficie del agua. En ese estado se recurrre a un periscopio para renovar el aire necesario y recargarlas. Morales coincide con los portavoces de la Armada cuando advierte de que «en caso de que el submarino no pueda alcanzar esa superficie de snorkel para recargar las baterías, el tiempo de autonomía es de siete días».

«En condiciones habituales de navegabilidad -añade- el submarino podría pemanecer debajo del agua al menos 90 días. Se manejen las variables de la capacidad de combustible, el agua, los alimentos y también el oxígeno». Pero en ese lapso de tiempo se incluyen, al menos, «un par de subidas a superficie y que las baterías estén en perfecto estado». Algo que, ahora se sabe, falló en el San Juan.

Enrique Balbi, portavoz de la Armada, estima que el avituallamiento previsto les podría alcanzar para «quince días más los estipulados de viaje».

Otros desafíos, si el submarino sigue operativo aunque incomunicado, son los emocionales. La convivencia en un aparato de escasas dimensiones puede resultar agobiante en condiciones normales, pero en extremas todo se agrava. La oficial Eliana María Krawczyk, responsable del armamento a bordo y primer mujer oficial en un submarino de Sudamérica, recordaba hace unos meses, en el mismo medio digital (el de mayor visitas de Argentina) que ella vivía con normalidad «compartir camarote con otros dos compañeros».

El comandante Carlos Zavala, primero en ponerse al mando y surcar las aguas con el ARA San Juan, recuerda: «Vivir bajo el agua implica acostumbrarse a vivir en una situación de aislamiento absoluto. De incomunicación pero lo primordial es no sufrir de claustrofobia». «La Marina -añade- tiene un gabinete psicológico que le hace un test a cada uno de los marinos antes de que formen parte de una tripulación de un submarino». En ese sentido, confía en la fortaleza de la tripulación.

Nunca antes en la historia de la Armada se habían encontrado frente a una crisis de esta naturaleza. Estar codo a codo las 24 horas del día no debe ser fácil, pero tampoco acostumbrarse a no ver la luz del sol, echar un vistazo al móvil o tener acceso a los medios de comunicación de masas. El esparcimiento, con el transcurrir de los días, también es un problema. «No hay lugar para hacer ejercicios. Y eso complica la situación», insiste el comandante Zavala.

Uno de los mejores submarinos

El ARA San Juan, de fabricación alemana, pese al manto de sospechas que se ha tendido en diferentes medios sobre las condiciones en las que navegaba, está considerado uno de los mejores submarinos. Por esta razón no terminan de encontrar una explicación a lo que está sucediendo.

Los sistemas de comunicación alternativos no funcionaron, las boyas no emitieron señal, tampoco hay rastros de las bengalas especiales para estas embarcaciones ni a vuelo de pájaro se descubrió en el sector rastreado manchas de aceite en el agua, propias del sistema de alerta para llamar la atención sobre su localización. Demasiados indicios de tragedia para seguir siendo optimistas. Aunque los marinos saben que la esperanza es lo último que se pierde.

El caso del asesinato de Adolfo Lagos Espinosa ha dado un vuelco sorpresivo. Las primeras diligencias realizadas por las autoridades del Estado de México han revelado que el vicepresidente corporativo de telecomunicaciones de Televisa y director general de Izzy fue herido de muerte por una bala disparada por uno de sus escoltas. La Fiscalía local investiga desde este domingo el supuesto asalto a mano armada del ejecutivo, que paseaba en bicicleta junto con un acompañante en la carretera Tulancingo-Pirámides, cerca de la zona arqueológica de Teotihuacán.

 

A poco más de 24 horas del crimen, las autoridades de la Fiscalía general del Estado de México han realizado una reconstrucción de los hechos auxiliados por los guardaespaldas que seguían a Lagos Espinosa a la zaga desde una camioneta. Los encargados de seguridad de la víctima, que iban en el vehículo como conductor y copiloto, han colaborado con las autoridades desde el primer momento en calidad de testigos. Las investigaciones han incluido análisis de planimetría para determinar los detalles topográficos donde se dio un supuesto enfrentamiento entre los escoltas y dos hombres de entre 30 y 35 años que intentaron despojar a Lagos y a su acompañante sus bicicletas.

Este tercer testigo, que iba unos metros por delante de Lagos Espinosa, ha dicho a la policía que dos hombres caminaban en sentido opuesto a ellos. Uno de ellos iba armado. “Uno sacó una pistola e instantes después se escucharon varias detonaciones, posteriormente observó como estos individuos corrían hacia una nopalera, al tiempo que continuaban disparando armas de fuego”, cita al testigo un comunicado de prensa emitido por la Fiscalía la noche del lunes.

 

Peritos locales y de la Procuraduría General de la República (PGR; Fiscalía general) hicieron a lo largo de este lunes pruebas periciales de mecánica de hechos y de balística. En el lugar del crimen se han hallado, hasta el momento, siete casquillos de armas de nueve milímetros. “Corresponden a las armas que ambas personas encargadas de la seguridad de la víctima portaban en el momento de los hechos”, afirma la Fiscalía.

Las diligencias de las autoridades locales y federales han logrado conectar una de esas armas con la bala que le fue extraída a Adolfo Lagos Espinosa de sus costillas derechas. “El resultado de las pruebas realizadas por ambas dependencias es coincidente en determinar que la bala que fue extraída del cuerpo de la víctima, por sus características balísticas, fue disparada por el arma que manejaba la camioneta”, dice el comunicado de prensa. Ese único impacto es el que finalmente le costó la vida al director general de Izzy, que recibió atención médica en una ambulancia y, posteriormente, en el hospital de Villa de las Flores (Coacalco), a 30 kilómetros del lugar del paraje donde ocurrió el incidente.

Es inusual que las investigaciones de homicidios avancen a esta velocidad en el país. Y menos en el Estado de México, una región que tan solo en octubre atendió, en promedio, 10 asesinatos diarios, siete de ellos dolosos. El caso de Lagos Espinosa, sin embargo, contó con una rápida y contundente presión ejercida por los sectores empresariales del país. Políticos, hombres de negocios e intelectuales urgieron a las autoridades a resolver el crimen de un hombre de clase alta con una larga experiencia en la banca mexicana y, desde 2013, con un puesto directivo en el gigante de las telecomunicaciones Televisa.

Esta condena hizo que el propio presidente Peña Nieto prometiera la participación de autoridades federales en la investigación de un delito del fuero común. La Fiscalía local, no obstante, no ha cerrado el caso y ha prometido el “total esclarecimiento” de los hechos. A pesar de esto, las autoridades locales han aportado con rapidez un dato contundente. Lagos Espinosa murió por una bala disparada por un hombre que vivía para cuidarlo.

LUIS PABLO BEAUREGARD

107/5000 Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.
Advertisement