Toda la pintura de Dalí a golpe de clic

Arte y Cultura
Typography

La fundación que guarda el legado del artista completa el catálogo razonado, disponible para consulta en la web. Los trabajos para identificar 1.000 pinturas han durado 17 años.

Dalí, en su estudio en Nueva York en 1943.

En verano de 1982 Gala, la esposa de Dalí —su agente, su cómplice y coautora más que musa, como el propio pintor reconoció al firmar tantas obras “Gala Salvador Dalí”—, murió con casi 90 años a causa de las complicaciones derivadas de una operación de fémur. Su muerte dejó al pintor, envejecido y ya enfermo, sumido en una creciente melancolía que jamás superó. Instalado en Púbol (Girona) tras el entierro de Gala en la cripta del castillo Dalí apenas realizó algunas pinturas los meses siguientes, hasta dejarlo por completo en 1983.Es precisamente ahí donde se detiene la extraordinaria investigación del Catálogo Razonado de Salvador Dalí, que se ha concluido en la Fundación Gala-Salvador Dalí de Figueras. Han sido 17 años de trabajo, que ha ido viendo la luz en la web por entregas desde 2004. El recorrido por la obra del pintor parte desde 1910 y llega hasta el año siguiente a la muerte de Gala. En total, se han identificado 1.000 pinturas —quedan fuera acuarelas y dibujos—. El resultado está alojado en la web de la fundación en consulta abierta, como hasta ahora. Cualquiera puede bucear en la trayectoria del artista, dividida en cinco periodos, y consultar las características y procedencias de cada pieza.

Gala y Dalí se habían conocido en 1929 en un viaje a Cataluña que hizo ella, entonces mujer del poeta Paul Éluard, con este y un grupo de amigos. El suyo fue un encuentro radical, como la obra y la historia de ambos. Gala Éluard dejaba su vida de éxitos en el París de André Breton y se instalaba en un lugar perdido de la costa mediterránea junto a un joven que entonces no era nadie, aunque intrigara por su audacia a los visitantes surrealistas. La leyenda cuenta incluso que la mandaron a investigar sobre la tan comentada coprofagia del artista y Dalí no le ahorró detalles. La propuesta tajante del catalán, tan distinta de la puesta en escena comme il faut de los chicos de Breton, debió de marcar a la bella madame Éluard: lo dejaría todo por él.

La fabulosa obra Juego lúgubre, asociada siempre a aquel encuentro, es una de las 1.000 entradas del catálogo razonado de pinturas que acaba de concluir la Fundación Gala-Salvador Dalí, que, además de centro de referencia internacional para la investigación daliniana, es una de las colecciones más completas de pinturas del artista, junto a la del Museo Reina Sofía y el Museo Dalí de Saint Petersburg en Florida.

De hecho, la fundación, que agrupa su legado en tres fabulosas sedes —la residencia de Gala, el citado castillo de Púbol; la casa que ambos compartieron en Portlligat; y el propio Teatro Museo de Figueras— es mucho más que ese centro turístico que atrae multitudes fascinadas por ese ser audaz y carismático, como le sucedió a los amigos de Breton. En la más visitada de las tres sedes, el Teatro Museo de Figueres, se halla el Centro de Estudios Dalianos. Allí, un equipo impecable de expertos, mujeres en su amplia mayoría —bajo la dirección de Montse Aguer—, se dedica a conservar, catalogar, estudiar y dar contenido al material custodiado en sus propias sedes —dibujos, fotografías, publicaciones, objetos, trajes, obras de los amigos—, así como a investigar todo lo relacionado con Gala y Dalí que va apareciendo en cualquier lugar del mundo.

En este espíritu se inscribe el catálogo razonado ahora completado. Llamado a convertirse en una herramienta de valor incalculable para los estudiosos y los aficionados, no solo se trata de un trabajo necesario para un mejor —y más verosímil— conocimiento de la obra de Dalí, sino de un modo de ordenar la producción de un artista que, como sucede siempre con los más populares, sufre a veces atribuciones inmerecidas. Este archivo abierto para posibles nuevos hallazgos, potenciará en el futuro experimentos como reconstrucciones virtuales de muestras míticas de Dalí.

La decisión final de qué incluir, después de numerosas discusiones, ha animado a catalogar todas las pinturas, incluso aquellas de Púbol o Figueres que forman parte de la casa como obra de arte total. Pese a todo, entre las 1.000 pinturas, falta una, maravillosa e invisible: el artista mismo, siempre audaz, al acecho.

ESTRELLA DE DIEGO